Democracia Radical Web
Diario El Mundo, 15/Jun/2001

MADRID.- El ministro de Justicia, Angel Acebes, decretó ayer en el Congreso la «paz constitucional». Es decir, el final de la polémica sobre el Consejo General del Poder Judicial, el único órgano constitucional sobre el que no había consenso entre las dos principales fuerzas políticas.

Ayer, 23 años después de la elaboración de la Constitución, el consenso se selló con los votos del 96% del Congreso de los Diputados y con la oposición de sólo 11 parlamentarios.

El primer escollo parlamentario del Pacto sobre la Justicia, suscrito por el PP y el PSOE, pasó con nota su primer examen al aprobarse el nuevo sistema de elección de los miembros del CGPJ. A la reforma urgente, que permitirá su aplicación inmediata para que, por primera vez se renueve el Consejo sin dilaciones, se han sumado también CiU, PNV y Coalición Canaria y sólo han quedado fuera Izquierda Unida y la mayor parte del Grupo Mixto.

El Pleno del Congreso rechazó las enmiendas a la totalidad de IU y del BNG e incorporó las dos correcciones técnicas pactadas por populares y socialistas. Ahora, el Senado aprobará también esta reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial y el día 26 de julio, en un pleno extraordinario, se votará a los nuevos miembros del Consejo.

El Pacto de Estado sobre la Justicia prevé en uno de sus apartados que, de los 20 miembros del Poder Judicial, ocho sean elegidos por las dos Cámaras y los otros 12 también sean votados en el Parlamento, pero previa propuesta de los propios jueces. Según Acebes, se da al Consejo una «doble legitimación», la judicial y la parlamentaria.

En concreto, las asociaciones pueden proponer 18 candidatos, de forma proporcional a su representación, y los jueces no afiliados pueden presentar otros 18, avalados cada uno por 70 miembros de la carrera judicial.

Para la votación, los diputados escribirán en una papeleta seis nombres de candidatos y saldrán elegidos los que más votos tengan, siempre y cuando alcancen los 210 votos, es decir, tres quintos de la Cámara. Si no los obtienen, se repite sucesivamente la votación eliminando candidatos.

El sistema de elección del CGPJ ha sido materia de enfrentamiento entre derecha e izquierda desde 1978. La primera Ley Orgánica del Poder Judicial fue aprobada por UCD y preveía un sistema de elección directa de 12 vocales entre los propios jueces y la designación parlamentaria de otros ocho juristas. El PSOE cambió la norma en 1985 para extender la elección parlamentaria a todo el Consejo.

La reforma fue recurrida por la APM ante el Constitucional y este tribunal dictó una controvertida sentencia que avalaba los dos sistemas. El PP hizo desde entonces bandera electoral del cambio de sistema de elección, hasta que hace dos semanas rectificó y cerró el acuerdo con el PSOE.

Tal y como manifestaron ayer los portavoces durante el debate en el Congreso, el hecho de que los dos partidos con posibilidades de gobernar pacten un sistema de elección cierra definitivamente la polémica y da permanencia a la decisión adoptada ayer en el Congreso.