Democracia Radical Web

LA EXPERIENCIA DE PORTO ALEGRE
Ubiratan de Souza
 

EL PRESUPUESTO PARTICIPATIVO, UN CONCEPTO POLITICO DE ALCANCE UNIVERSAL

El principio de autorregulación del Presupuesto Participativo
Un medio para despertar la conciencia y la ciudadanía
EL PROCESO
La base geográfica: 16 distritos
La base temática: 5 comisiones temáticas
Gobierno municipal, programa de gobierno y estructura técnica
Dinámica y funcionamiento del Presupuesto Participativo
El primer ciclo: distritos y comisiones temáticas
Etapa intermedia
El segundo ciclo: distritos y comisiones temáticas
Elaboración del anteproyecto del presupuesto
Puesta en funcionamiento del nuevo Consejo del Presupuesto Participativo
Discusión y deliberación del anteproyecto presupuestario por parte del ejecutivo municipal
Discusión y deliberación del anteproyecto presupuestario por parte del Consejo del Presupuesto Participativo
Redacción final de la Propuesta Presupuestaria
Entrega del Presupuesto a la Cámara de Representantes
La elaboración del Plan de inversiones 
CALENDARIO DEL PRESUPUESTO PARTICIPATIVO DE 1997
 
LA REPERCUSIÓN DEL PRESUPUESTO PARTICIPATIVO EN BRASIL Y EN EL EXTERIOR
 

EL PRESUPUESTO PARTICIPATIVO, UN CONCEPTO POLITICO DE ALCANCE UNIVERSAL

El proceso del Presupuesto Participativo en Porto Alegre, iniciado en 1989 durante el mandato del alcalde Olívio Dutra y profundizado a partir de 1993 en el mandato del alcalde Tarso Genro, creó una serie de mecanismos de participación, de planificación y de control popular. Con la elección del alcalde Raul Pont en 1996, en la primera vuelta de las elecciones municipales, para un tercer mandato del Partido dos Trabalhadores, nuestra forma de gobernar se ha consolidado. El Presupuesto Participativo ha sido su principal instrumento y el nuevo paradigma para la izquierda y para las fuerzas democráticas nacionales e internacionales.

La principal riqueza del Presupuesto Participativo es la democratización de la relación del Estado con la sociedad. Esta experiencia rompe con la visión tradicional tecnocrática populista o clientelista de la política, en la que la participación se limita al voto: el ciudadano confía su voto cada cuatro años, en el momento de las elecciones, a unos elegidos que hacen lo que quieren, sin ningún tipo de control durante su mandato. Con el Presupuesto Participativo, en cambio, el ciudadano normal se convierte en protagonista activo de la gestión pública.

Nuestra experiencia muestra también que es posible superar la crisis del socialismo burocrático de los países del Este aportando respuestas innovadoras a la principal cuestión política que ha supuesto la crisis de los Estados del Este europeo, el del control de la sociedad por parte del Estado.

Otra contribución universal del Presupuesto Participativo ha sido la creación de una esfera pública no estatal que permite a la sociedad controlar al Estado.

A través de un proceso de democracia directa, desarrollado en 16 distritos y 5 comisiones temáticas, la población, de forma autónoma, establece las reglas de funcionamiento, define las prioridades y elige a los representantes que asisten al Consejo del Presupuesto Participativo. De este modo se crea una esfera pública no estatal en la que la sociedad instituye un proceso de cogestión de la ciudad (Consejo del Presupuesto Participativo - gobierno municipal) y define los mecanismos de control social sobre el Estado

Este proceso de democracia directa, además, tiene el mérito de no excluir sino, por el contrario, valorizar la democracia representativa. La Cámara de los Representantes en el municipio sigue ejerciendo todas sus prerrogativas constitucionales analizando, proponiendo enmiendas y votando el proyecto de ley presupuestaria.

Este proceso de cogestión es fruto de la combinación de la democracia directa, efectuada por la población en el Presupuesto Participativo, y de la democracia representativa, concretada en el voto de la población a un alcalde que gobierna la ciudad durante cuatro años.

La contribución universal que nosotros aportamos desde el Presupuesto Participativo está marcada por el sello de la utopía que deseamos conseguir y del régimen democrático que queremos construir, en todas las instancias y en todas las escalas donde se ejerce el poder.

 
El principio de autorregulación del Presupuesto Participativo

En la Constitución de la Federación del Brasil, en la Constitución de los Estados miembros, está previsto que los municipios tengan que contar con una constitución municipal denominada Ley Orgánica Municipal. El Presupuesto es consecuencia de esta ley. Cuando la Administración Popular de Porto Alegre elabora el presupuesto público conjuntamente con la comunidad se trata de un contrato social que compromete al municipio y la sociedad civil. Este proceso, ciertamente, sólo se hace realidad si corresponde a una auténtica voluntad política.

Este Presupuesto Participativo, tiene en Porto Alegre una resolución legal (artículo 1 de la Ley 116, Ley orgánica Municipal) que dice textualmente:

«En el transcurso de las fases de elaboración, de definición y de acompañamiento de la ejecución del plan plurianual, la participación de la comunidad está garantizada en el establecimiento de las directrices presupuestarias y del presupuesto anual. Esta participación se ejercerá a través de los distritos geográficos de la ciudad».

En contrapartida, las modalidades concretas de ponerlo en práctica no dependen de una ley municipal, pero son definidas por la población de forma autónoma.

El Presupuesto Participativo no pretende ser una obra acabada, perfecta e indiscutible. Ya que querer conseguir la perfección sería la expresión de un autoritarismo y la negación del proceso dialéctico en perpetuo movimiento que caracteriza a los procesos sociales. Es por esto que cada año el poder municipal y la sociedad civil, en el seno de una Comisión Paritaria, redefinen las modalidades de funcionamiento y realizan un permanente ajuste crítico.

Así pues, sin ningún tipo de tutela ni del Ejecutivo (los dos representantes de la administración municipal en el Consejo del Presupuesto Participativo no tienen derecho a voto) ni del Legislativo, el Consejo del Presupuesto Participativo, de forma autónoma, discute y decide las modificaciones del reglamento, los criterios técnicos y geográficos de reparto del presupuesto entre los diferentes distritos de la ciudad.

Esta experiencia, completamente inédita, de autorregulación directa por la población, se enfrenta a la «regulación» reivindicada por los representantes de la Cámara Municipal.

Las sesiones plenarias de las comisiones temáticas, creadas en 1994, son un ejemplo importante de este proceso de ajuste: la discusión sobre el Presupuesto Participativo se ha expandido más allá de problemas locales. El debate sobre la planificación estratégica a medio plazo y sobre las políticas sectoriales se ha profundizado.

Otro ejemplo de esta evolución es la constitución de la Comisión Paritaria, en noviembre de 1994, que ha profundizado el proceso de cogestión entre el municipio y la sociedad. Esta comisión está compuesta por cuatro representantes del municipio (dos miembros del Gabinete de Planificación -GAPLAN- y dos miembros de la Coordinación de las Relaciones con la Comunidad -CRC-) y por cuatro consejeros del Presupuesto Participativo, elegidos en el seno del Consejo del Presupuesto Participativo. Esta comisión tiene la responsabilidad de orientar y de hacer evolucionar el proceso.

Otro instrumento importante de control social sobre la Alcaldía, en activo desde 1994, es la Comisión Tripartita. Esta está formada por los responsables municipales, por el Consejo del Presupuesto Participativo y por el Sindicato del Personal Municipal. Esta comisión controla el reclutamiento y la política de gestión del personal.

Finalmente, la última innovación de 1994 es una respuesta a la demanda de la población. Para dejar más claro el debate sobre las prioridades, han sido definidos unos criterios legales y técnicos. Todo ello es una buena ilustración de esta constante búsqueda de adaptación y enriquecimiento del proceso.

La comprensión de la necesidad de un ajuste crítico permanente del proceso del Presupuesto Participativo para perfeccionar su contenido democrático y de planificación es lo que asegura que no se estanque. El principio de la autorregulación permite este constante ajuste.

 
Un medio para despertar la conciencia y la ciudadanía

Es preciso comprender que la experiencia del Presupuesto Participativo trasciende al proceso de gestión pública y de planificación democrática. Es también un elemento de toma de conciencia y de despertar a la ciudadanía.

 En el transcurso de estos diez años, la población ha descubierto que hay problemas que no se pueden resolver en el marco de una gestión municipal. Las cuestiones de sanidad, de educación, de vivienda, de protección social, de creación de empleo, de renta, etc., dependen, para su resolución estructural, de políticas macroeconómicas y fiscales fijadas al nivel de los Estados miembros o del Estado Federal, en las Asambleas Legislativas y en el Congreso Nacional.

De este modo la población ha comprendido que no es suficiente con hacer correcciones en el presupuesto del Estado y de la Unión, que hay que atreverse a ir más allá. Es preciso incorporar sus reivindicaciones en luchas más prolongadas para transformar profundamente las estructuras de la sociedad brasileña.

Gracias a este proceso de capitalización anual, se ha profundizado en la experiencia democrática. Lo que no era más que una necesidad, una demanda, una reivindicación, cambia de cualidad y adquiere un estatuto político, transformando al individuo en ciudadano.

 

EL PROCESO

Los tres gobiernos de la Administración popular, a lo largo de los diez años de mandato, han adoptado el mismo método de planificación de acuerdo con la sociedad civil. Paralelamente al Presupuesto Participativo, ha habido dos Congresos Constituyentes de la ciudad y se han asentado las orientaciones de la planificación a medio y largo plazo. La revisión del Plan Director de Desarrollo Urbano, plan de urbanismo, ha sido llevada a cabo con representantes de la sociedad civil. Como consecuencia de esta revisión, la ciudad ha sido dividida en ocho grandes distritos y se ha puesto en práctica un nuevo Consejo del Plan Director. Las sesiones plenarias de las comisiones temáticas son otro ejemplo de planificación democrática plurianual. Es allí donde se discuten y se llevan a cabo las decisiones sobre grandes proyectos estructuradores.

El Presupuesto Participativo es una experiencia revolucionaria de planificación democrática que se opone a la visión tecnocrática de la planificación centralizada. La elaboración del presupuesto público y del plan de inversiones no ha sido hecha por el municipio y por sus técnicos, aislados en sus despachos, sino a partir de la discusión y del diagnóstico técnico y político, elaborado por los tres componentes fundamentales: la población organizada en los dieciséis distritos de la ciudad (base geográfica), la población organizada en las cinco comisiones temáticas (base temática) y el municipio.

 
La base geográfica: 16 distritos

La base geográfica se ha constituido a partir de la división de la ciudad en 16 distritos. Estos no han sido decididos sólo por el ayuntamiento sino discutidos entre el Ejecutivo Municipal y el Movimiento Comunitario (en 1989). Se basan en criterios de afinidades políticas y culturales en el seno de la población.

Sobre esta base geográfica, la población expresa sus necesidades y elige cuatro prioridades entre ocho posibles (saneamiento, vivienda, vías públicas del barrio, educación, protección social, sanidad, transporte y circulación, urbanismo). Después jerarquiza, entre los temas elegidos, los trabajos a realizar y los servicios a promover. Para determinar las necesidades principales se realiza un diagnóstico.

 
La base temática: 5 comisiones temáticas

Las cinco comisiones temáticas están organizadas a escala de toda la ciudad. Fueron instauradas más tarde y tienen la finalidad de ampliar la participación y extenderla a otros sectores sociales que todavía no tomaban parte en el Presupuesto Participativo (sindicalistas, comerciantes, empresarios, agricultores, estudiantes, movimientos culturales y ecologistas, y cualquier otro ciudadano).

También era preciso encontrar un instrumento que permitiera superar el corte por barrios y reflexionar sobre la ciudad entera. De este modo, se animó a la población a discutir y decidir con el municipio las inversiones sectoriales, los trabajos estructurales de la ciudad y las políticas y gastos para los servicios públicos municipales. Se trata, pues, de la totalidad del presupuesto público. La gente que frecuentaba las comisiones de los distritos también iba a reflexionar sobre sus problemas, no solo con los «prismáticos» de la proximidad sino también con una «larga vista» que le permitía tener en cuenta la ciudad.

Se abordaron allí los temas siguientes: transporte y circulación; sanidad y asistencia social; educación, cultura y ocio; desarrollo económico y fiscalidad; organización de la ciudad y desarrollo urbano, incluido saneamiento, medio ambiente, vivienda y urbanismo.

 
Gobierno municipal, programa de gobierno y estructura técnica

El gobierno municipal también es un actor del proceso del Presupuesto Participativo. En las diferentes reuniones temáticas o de barrios, los responsables de servicios y de departamentos del municipio aportan las informaciones técnicas indispensables para la discusión del presupuesto y presentan las proposiciones del ejecutivo municipal respecto a los trabajos estructuradores de la ciudad, proyectos y servicios públicos. El representante del Gabinete de Planificación (GAPLAN) y la Secretaría General de Finanzas (SMF) presentan las grandes partidas de gastos e ingresos estimados para el año siguiente.

 

Dinámica y funcionamiento del Presupuesto Participativo

El primer ciclo: distritos y comisiones temáticas

El primer ciclo del Presupuesto Participativo se desarrolla del 15 de marzo al 15 de abril, en el transcurso de sesiones públicas en cada uno de los 16 distritos y de las 5 comisiones temáticas. Las reuniones son anunciadas por televisión, radio, carteles y coches con megafonía y están abiertos a todos los ciudadanos, pertenezcan o no a una asociación o a un grupo.

Estas sesiones están coordinadas por el alcalde, el responsable del Gabinete de Planificación (GAPLAN), el secretario de Relaciones con la Comunidad (CRC), el coordinador del Presupuesto Participativo del distrito o de la comisión y los consejeros del Presupuesto Participativo del distrito o de la comisión temática.

El orden del día se presenta de la forma siguiente: el gobierno municipal presenta por escrito el estado de las realizaciones del plan de inversiones de] año anterior y después los planes de inversión del año en curso. Presenta también las reglas del Presupuesto Participativo en vigor, su reglamento interno, los diferentes criterios generales de reparto de los recursos entre los distritos, así como los criterios técnicos, legales y los específicos de los distritos.

Por distritos y por comisiones temáticas, la población evalúa la realización de los trabajos y servicios previstos en el presupuesto del año precedente y elige a sus delegados, según los criterios siguientes:
 

Número de participantes en la reunión % de delegados por número de participantes Número de delegados elegidos
Hasta 100 1 por 10 10
De 101 a 250 1 por 20 8
De 251 a 400 1 por 30 5
De 401 a 550 1 por 40 4
De 551 a 700 1 por 50 3
De 701 a 850 1 por 60 3
De 851 a 1000 1 por 70 2
Más de 1000 1 por 80 Proporcional
Un distrito que en el primer ciclo haya reunido 850 personas, elegirá para las primeras 100 personas un delegado por cada 10 presentes, lo cual da 10 delegados. De 101 a 250 personas, la proporción para elegir un delegado pasa a 1 por 20, la que da 8 delegados. De 251 a 400 personas, la proporción es de 1 por 30 personas presentes, es decir, 5 delegados más. De 401 a 550 la proporción es de 1 por 40 personas, es decir, 4 delegados. De 551 a 700 la proporción es de 1 delegado por 50, o sea 3 delegados. Finalmente, para el último tramo, 701 a 850, la proporción es de 1 por 60, o sea 3 delegados. Así, una sesión plenaria con 850 personas presentes, por este cálculo, elegirá 33 delegados, resultado de la suma de todos los delegados obtenidos en cada uno de los 6 tramos.

Los nuevos delegados forman el Foro de Delegados que, con los Consejos del Presupuesto Participativo, coordinan todo el proceso de discusión con la población para comenzar a tratar los temas prioritarios, los trabajos que habrá que iniciar y los servicios que habrá que desarrollar.

 
Etapa intermedia

Esta empieza en cada distrito o comisión temática hacia el 15 de marzo y acaba a principios de junio. Durante este período, la población se reúne de forma independiente para decidir sus prioridades y jerarquizar sus demandas de trabajos y servicios. Los servicios municipales aportan las informaciones y los datos técnicos necesarios, así como sus proposiciones de trabajo y de servicios. Si en una de las reuniones hay más gente, se acuerda el número de delegados según los mismos criterios. Durante este período, el Consejo del Presupuesto Participativo discute y delibera sobre el proyecto de Ley de Directrices Presupuestarias, que ha de ser ratificada por la Cámara de Representantes municipales (poder legislativo).

 
El segundo ciclo: distritos y comisiones temáticas

El segundo ciclo comienza a principios de junio y acaba hacia el 15 de julio. El ayuntamiento, representado por el responsable del Gabinete de Planificación (GAPLAN) y por el secretario general de Finanzas, presenta las grandes partidas de gasto (gasto de personal, mobiliario, concesiones de servicios y otros, inversiones) y las estimaciones de ingresos del año siguiente.

En el transcurso de estas reuniones, la población elige de forma directa, por distrito y por comisión temática, dos consejeros titulares y dos suplentes en el Consejo del Presupuesto Participativo que, según el reglamento interno, tienen un «mandato de un año, renovable una sola vez». Si se presentan dos listas, el criterio de proporcionalidad será aplicado de la siguiente forma:
 

% de votos obtenidos por lista Número de consejeros titulares Número de consejeros suplentes
hasta un 24,9 % Ninguno Ninguno
De 25 a 37,5% Ninguno 1
De 37,6 a 44,9 % Ninguno 2
De 45 a 55% 1 1
De 55,1 a 62,5 % 2 Ninguno
De 62,6% a 75% 2 1
Más de75,1% 2 2
 

Se eligen 32 consejeros titulares para los distritos (16) y 10 para las comisiones temáticas (5), así como sus suplentes. En este momento, la población, que ya ha decidido sus prioridades, delega en sus consejeros la elaboración del presupuesto público y del plan de inversiones del siguiente año, que se elabora en cogestión con el gobierno local. Esta representación emanada de la democracia directa, puede ser revocada en cualquier momento por el Foro de Delegados, según el siguiente artículo del reglamento interno:

«Los consejeros podrán ser revocados en cualquier momento por el Foro de Delegados de los distritos y de las comisiones temáticas, convocado especialmente con esta finalidad como mínimo 15 días antes».

Durante este segundo ciclo, los habitantes de cada distrito transmiten al Gabinete de Planificación las prioridades temáticas, la jerarquización de los trabajos que habrá que realizar y de los servicios que habrá que desarrollar, de la siguiente forma:

Las comisiones temáticas hacen lo mismo y entregan al Gabinete de Planificación (GAPLAN) un documento sistematizado que presenta las directrices y prioridades que hacen referencia a las políticas de servicios y a los trabajos estructurales a escala de toda la ciudad.
 

Elaboración del anteproyecto del presupuesto

Todas estas demandas precisas, concretadas por distritos y por temas a partir de unos formularios específicos, son sistematizadas por el Gabinete de Planificación (GAPLAN) a través de un Sistema de Gestión de Proyectos (GPR), sistema que a su vez está conectado a todos los servicios municipales (on line). Las demandas, entonces, son analizadas una por una, desde un punto de vista técnico, legal y financiero, para elaborar el presupuesto y el plan de inversiones.

El Gabinete de Planificación (GAPLAN), dado que recoge las prioridades temáticas de cada distrito, procede a un cálculo ponderado según los criterios siguientes:

Atribución de notas de prioridades de cada distrito:
Primera prioridad ......................... nota 4
Segunda prioridad ........................ nota 3
Tercera prioridad ......................... nota 2
Cuarta prioridad ............................ nota 1
La suma de las notas de las cuatro prioridades del conjunto de los 16 distritos da lugar a una lista. La prioridad que obtiene más puntos será, pues, la primera y a continuación el resto. La suma de estas notas permite conocer las primeras prioridades. A partir de este cálculo, las tres prioridades que hayan obtenido más puntos serán las prioridades para el conjunto de la ciudad. De este modo se obtiene un indicador de planificación para la imputación de recursos para los trabajos y servicios en los distintos distritos de la ciudad.

Por ejemplo, para el presupuesto de 1997, los 16 distritos establecieron, como primera prioridad, la política de vivienda (44 puntos); en segundo lugar, las vías públicas (42 puntos) y en tercer lugar, el saneamiento básico (30 puntos).

Se procede entonces al análisis de los documentos entregados por las cinco comisiones temáticas para verificar los trabajos y servicios indicados. Se tienen en cuenta, igualmente, los proyectos y grandes trabajos estructurales en curso, de carácter plurianual, inscritos en los planes de inversiones precedentes y que tienen, por consiguiente, necesidad de recursos para ser terminados. Se llega así al segundo indicador de planificación, para la imputación presupuestaria, que responde a las demandas de la base temática de la ciudad.

El tercer indicador de planificación procede del gobierno municipal. Efectivamente, es necesario poner en marcha los medios necesarios para mantener el nivel de prestaciones y de servicios aportados a la población. Para desarrollar los servicios de educación, de sanidad, de aprovisionamiento de agua potable, de recogida de basuras, de mantenimiento de las vías públicas, de limpieza pública, etc., el municipio necesita una parte importante de los ingresos municipales. Para mantener este nivel de servicio, el ayuntamiento necesita unas cantidades precisas; son gastos imprescindibles. De otro modo, es posible reducirlos a medio y largo plazo si se toman distintas medidas: un aumento constante de los ingresos públicos, un aumento de la productividad y una rebaja de los costes de los servicios asegurados. Finalmente, hay que reservar una parte para los trabajos de urgencia.

 El Gabinete de Planificación (GAPLAN) elabora entonces el anteproyecto presupuestario, a partir de tres indicadores de planificación. Este anteproyecto presenta, para cada uno de los servicios y departamentos del ayuntamiento, un reparto de gastos en salarios, fungibles, concesiones, servicios informáticos, comunicación, deuda, inversiones, otros gastos (subvenciones, etc.), reservas para imprevistos.

Este anteproyecto es examinado por la Comisión Financiera de la ciudad, por la Secretaría General y va dirigido oficialmente a todos los servicios del ayuntamiento. Del 15 de julio al 15 de agosto, los servicios y departamentos de la ciudad construyen, sobre estas bases, sus propuestas presupuestarias.
 

Puesta en funcionamiento del nuevo Consejo del Presupuesto Participativo

En la segunda quincena de julio, mientras las propuestas son discutidas en el ayuntamiento, se desarrolla la toma de posesión de los nuevos consejeros del Presupuesto Participativo. Además de los consejeros para los distritos (32) y para las comisiones temáticas (10), este consejo tiene un representante de la Unión de Asociaciones de Vecinos de Porto Alegre y uno del sindicato de empleados municipales, o sea 44 consejeros. Los coordinadores del Gabinete de Planificación (GAPLAN) y de Relaciones con la Comunidad (CRC) de la ciudad forman parte del Consejo sin derecho a voto.

Entre el 15 de julio y el 15 de septiembre, el nuevo Consejo define su calendario de reuniones y los consejeros siguen un curso de formación sobre el presupuesto público. Del mismo modo, sobre el terreno, los delegados organizan sesiones de información en torno al presupuesto público.
 

Discusión y deliberación del anteproyecto presupuestario por parte del ejecutivo municipal

Durante el mes de agosto, el Gabinete de Planificación (GAPLAN) trabaja a partir de prioridades de los distritos y de las comisiones temáticas y de las propuestas presupuestarias que hacen referencia a servicios del ayuntamiento. Elabora el anteproyecto presupuestario del ejercicio siguiente. Este anteproyecto se discute de forma precisa en la Comisión Financiera, en la Coordinación del Ejecutivo y en una sesión plenaria de los responsables municipales.
 

Discusión y deliberación del anteproyecto presupuestario por parte del Consejo del Presupuesto Participativo

En el mes de septiembre, los consejeros del Presupuesto Participativo discuten y deliberan sobre la matriz presupuestaria. Durante esta discusión, proceden a un examen detallado de los programas de los trabajos y servicios, de las inversiones, teniendo como referencia las prioridades establecidas por los distritos, por las comisiones temáticas y por el Ayuntamiento.
 

Redacción final de la Propuesta Presupuestaria

A últimos de septiembre, el Gabinete de Planificación (GAPLAN) emprende la redacción final del Presupuesto sobre la base del anteproyecto aprobado por el Consejo del Presupuesto Participativo, con la intención de presentarlo a la Cámara de Representantes Municipales.
 

Entrega del Presupuesto a la Cámara de Representantes

El 30 de septiembre, fecha fijada por la Ley Orgánica del Municipio de Porto Alegre, la Propuesta del Presupuesto es presentada a la Cámara de Representantes municipales por el alcalde, el Gabinete de Planificación, la Coordinación de Relaciones con la Comunidad, los jefes de servicio y los consejeros del Presupuesto Participativo.

Entre el 30 de octubre y el 30 de noviembre, los representantes discuten y después votan el Presupuesto propuesto para el ejercicio siguiente.
 

La elaboración del Plan de inversiones

Desde el 1 de octubre hasta el 30 de diciembre, el Consejo del Presupuesto Participativo, el Gabinete de Planificación, la Coordinación de Relaciones con la Comunidad y los servicios elaboran el Plan de Inversiones del ejercicio siguiente sobre esta misma base.

Es preciso destacar el criterio de progresividad en el reparto presupuestario para las inversiones y los servicios entre los distritos. El número de consejeros del distrito, idéntico (dos) sea cual sea la población, no influye en este reparto. Los tres criterios de gestión siguientes son los que orientan la imputación presupuestaria: población, falta de servicios y de infraestructuras en el barrio y prioridades temáticas del distrito. Esto significa que un distrito mal equipado, con una población importante y que afirme claramente sus prioridades obtendrá más trabajos y servicios.

El criterio de progresividad se aplica para la distribución de fondos para las tres primeras prioridades generales; a partir de la cuarta, se priorizan las demandas de los distritos elegidos en sus cuatro primeras prioridades temáticas.

 

CALENDARIO DEL PRESUPUESTO PARTICIPATIVO DE 1997 DE PORTO ALEGRE
 
 


Primer Ciclo
11/03/96 al 18/04/96
Etapa Intermedia
12/03/96 al 02/06/96
Segundo Ciclo
30/06/96 al 09/07/96
Comisiones
temáticas(5)
Elección de delegados.
 Evaluación de la presentación de las cuentas del Plan de Inversión de 1995.
Discusión de las prioridades de servicios, políticas sectoriales y obras estructurales
Elección del Consejo del Presupuesto Participativo.
Entrega de los documentos sistematizados con las directrices y prioridades, políticas sectoriales de servicios y obras estructurales.
Gobierno Municipal Relación de cuentas del Plan de Inversión de 1995.
Presentación del Plan de Inversión de 1996.
Presentación de los criterios y métodos del Presupuesto de 1997.
Los organos de gobierno brindan información técnica para complementar la discusión de la comunidad y presentan las propuestas de gobierno
El Consejo del Presupuesto Participativo discute y delibera el proyecto de Ley de Directrices Presupuestarias a ser enviado a la Cámara legislativa Municipal.
Presentación por el Gabinete de Planificación y por la Secretaría de Finanzas de los grandes agregados del gasto y el presupuesto estimado de 1997.
Tras el segundo ciclo el Gabinete de Planificación elabora la matriz presupuestaria de 1997, considerando ya las prioridades de las 5 Comisiones Temáticas y de los 16 Distritos.
Distritos(16) Elección de delegados.
Evaluación de la presentación de las cuentas del Plan de Inversión de 1995
Discusión y elección de las prioridades temáticas, de obras y servicios
Elección del Consejo del Presupuesto Participativo.
Entrega de los documentos sistematizados con las directrices y prioridades, políticas sectoriales de servicios y obras estructurales.
 
 

Primer Ciclo: del 11 de marzo al l8 de abril
del 11 de marzo al 9 de abril (distritos)
y del 11 al 18 de abril(comisiones temáticas)

Etapa intermedia

Todas las etapas intermedias de los diferentes distritos y comisiones temáticas deben comenzar después del primer ciclo y acabar antes de que se inicie el segundo.

Segundo ciclo: del 3 de junio al 9 de agosto
del 3 de junio al 1 de julio (distritos)
del 2 al 9 de agosto (comisiones temáticas)
del 15 de julio al 9 de agosto (gobierno municipal)

Elaboración de la propuesta presupuestaria 

 

 LA REPERCUSIÓN DEL PRESUPUESTO PARTICIPATIVO EN BRASIL Y EN EL EXTERIOR

Durante estos diez años de experiencia, el Presupuesto Participativo ha sido objeto de estudio por parte de distintos investigadores brasileños y extranjeros, de organizaciones no gubernamentales y de representantes de organismos públicos y oficiales. Para responder a esta demanda y compartir nuestra experiencia, acogemos a aquellos que desean estudiar en directo nuestra práctica, facilitando el acceso a los servicios y departamentos del Ayuntamiento, a las asociaciones y organismos de la sociedad civil y al dispositivo del Presupuesto Participativo. También hacemos un esfuerzo teórico de sistematización que permita el ajuste del dispositivo, su modernización y su socialización.

Veinte años después del 1 Foro Mundial sobre Establecimientos Humanos (Hábitat 1), y ante el aumento de la desigualdad, junto con el fenómeno mundial de urbanización, las Naciones Unidas convocaron el Hábitat II en junio de 1996 en Estambul (Turquía).

En Estambul, el 30 y 31 de mayo, se mantuvieron varias reuniones preparatorias en la Conferencia de Ciudades, entre otras las de la Asamblea Mundial de Ciudades y Autoridades Locales. La delegación de Porto Alegre y su alcalde Tarso Genro presentaron una enmienda a la Declaración Final de esta asamblea que recomendaba que se llevara a cabo el Presupuesto Participativo. Esta enmienda había sido firmada por los alcaldes de Montevideo (Uruguay) y de Diadema (Sáo Paulo, Brasil). Además, el Presupuesto Participativo había sido seleccionado por el Programa de Gestión Urbana de la ONU (PGU) -sección América Latina- como una de las 22 mejores prácticas de gestión pública. Por otro lado, el Comité Técnico de la ONU para Hábitat II también escogió el Presupuesto Participativo como una de las 42 mejores experiencias de gestión urbana del mundo.

Los problemas que hoy vive la humanidad, la exclusión social y la concentración de la pobreza en los centros urbanos no puede resolverse a base de políticas asistenciales.

La lucha contra la exclusión social impone elegir unas políticas que modifiquen el reparto de la riqueza y del poder en nuestras ciudades y nuestros países y que pongan en práctica formas de participación de la población en la gestión pública.

Es por todo ello que el Presupuesto Participativo ha sido galardonado en Estambul. Porque responde a los déficits de la modernidad y, sobre todo, a la crisis de legitimidad de los Estados contemporáneos.
 


Ubiratan de Souza fue coordinador general del Gabinete de Planificación del ayuntamiento de Porto Alegre durante el mandato del alcalde Tarso Genro.